STSJ País Vasco 1927/2010, 29 de Junio de 2010

Ponente:FLORENTINO EGUARAS MENDIRI
Número de Recurso:1245/2010
Procedimiento:RECURSO DE SUPLICACIóN
Número de Resolución:1927/2010
Fecha de Resolución:29 de Junio de 2010
Emisor:Sala de lo Social
RESUMEN

OFENSAS VERBALES O FÍSICAS. DESPIDO. Si abordamos el análisis de lo sucedido desde la perspectiva de su carencia de repercusión, tanto respecto a la actividad productiva como a las consecuencias físicas objetivadas, veremos que la calificación efectuada en la sentencia recurrida ha sido acertada; por un lado, no consta ninguna trascendencia del suceso, y, de otro, el altercado se circunscribe en... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

RECURSO Nº: 1245/10

N.I.G. 48.04.4-09/011093

SENTENCIA Nº:

SALA DE LO SOCIAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA

DE LA COMUNIDAD AUTONOMA DEL PAIS VASCO

En la Villa de Bilbao, a 29 de junio de dos mil diez.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma del País Vasco, formada por los/as Iltmos/as. Sres/as. D. FLORENTINO EGUARAS MENDIR, Presidente en funciones, D. JOSE LUIS ASENJO PINILLA y Dª ANA ISABEL MOLINA CASTIELLA, Magistrados/as, ha pronunciado

EN NOMBRE DEL REY

la siguiente

S E N T E N C I A

En el recurso de suplicación interpuesto por NUTEC PROCAL contra la sentencia del Jdo. de lo Social nº 8 (Bilbao) de fecha diez de Febrero de dos mil diez, dictada en proceso sobre DSP, y entablado por Carlos Ramón frente a FOGASA y NUTEC PROCAL .

Es Ponente el/la Iltmo/a. Sr/a. Magistrado/a D./ña. FLORENTINO EGUARAS MENDIR, quien expresa el criterio de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya relación de hechos probados es la siguiente:

  1. - El actor Carlos Ramón formula demanda sobre despido, contra la empresa Nutec Procal S.L.U. y el Fondo de Garantia Salarial, en base a prestar servicios para la empresa demandada desde el 28 de agosto de 1996 con la categoría profesional de especialista (Grupo 3) y un salario bruto mensual de 1618'69 euros, con prorrateo de pagas extras. La relación laboral que une a las partes, le es de aplicación el convenio colectivo general de la Industria Química. Con fecha 23 de octubre de 2009, la empresa comunica al actor la imputación de una falta muy grave, y la apertura y tamitación de expediente contradictorio, ya que los hechos imputados pudieran ser merecedores de despido. Por parte del trabajador, dentro del plazo concedido, procedió a efectuar alegaciones al pliego de cargos entregado, negando que haya proferido insulto alguno y que además no existió ningún tipo de agresión hacia otro compañero de trabajo, si bien se respiró un momento de tensión, tal tensión fue provocada precisamente por el otro trabajador. Con fecha 29 de octubre de 2009, el actor recibe carta de la empresa por la que se le comunica el despido disciplinario, con efectos desde ese mismo día entendiendo que los hechos imputados constituyen una falta muy grave. El demandante no se muestra conforme con los hechos que le imputan en la carta de despido, por considerar que los mismos no son ciertos y no se corresponden con la realidad de lo ocurrido, hallándose totalmente desvirtuados. Tal y como el propio trabajador manifestó, en ningún momento insultó o agredió, no existió menosprecio hacia el otro trabajador, y si hubo tensión el propio actor pidió disculpas a su compañero, pese a que este si le profirió insultos. El actor entiende que existió provocación previa por parte de su compañero, y además no es la primera vez que el otro trabajador se ha visto envuelto en discusiones con otros compañeros, situaciones igual de tensas, y en tales ocasiones no merecieron ni el más mínimo reproche por parte de la empresa, mientras en esta ocasión, al actor se le ha despedido casi de forma fulminante, y al compañero implicado ni tan siquiera se le ha amonestado o reprendido por parte de la Dirección, por ello, la actora entiende que tal forma de actuar de la empresa no ha sido igualitaria, ni en las formas, ni en el resultado final. El actor se muestra disconforme con la calificación que de tales hechos hace la empresa, así como la sanción impuesta, la más grave del ordenamiento jurídico, entendiendo que la decisión adoptada de despedir al actor no guarda los requisitos de proporcionalidad requeridos. Se debería utilizar un criterio gradualista para que guarde proporción la sanción con el hecho castigado, analizando las circunstancias subjetivas y particulares, así como las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA