STSJ Navarra , 16 de Enero de 2001

Ponente:MARIA DEL CARMEN ARNEDO DIEZ
Número de Recurso:2/2001
Procedimiento:SOCIAL
Fecha de Resolución:16 de Enero de 2001
Emisor:Sala de lo Social
RESUMEN

REINTEGRO DE PRESTACIONES. DESESTIMACIÓN. La sentencia de instancia desestimó la demanda interpuesta y estimó en parte la demanda reconvencional formulada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social condenando al DEMANDADO a reintegrar al Instituto Nacional de la Seguridad Social la suma de 2.529.830 ptas., indebidamente percibida como pensión de jubilación en el período entre octubre de 1.997 y febrero de 2.000, ambos inclusive. Frente a tal pronunciamiento se alza en Suplicación ambas partes. El tribunal entiende que para que ... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Proc. nº 2000/00316 - 3 Rollo nº 2001/00002 Sentencia nº 4 Ilmo. Sr. DON VICTOR CUBERO ROMEO PRESIDENTE Ilma. Sra. DOÑA CARMEN ARNEDO DIEZ Ilma. Sra. DOÑA CONCEPCIÓN SANTOS MARTÍN En la Ciudad de Pamplona, a DIECISEIS DE ENERO de dos mil uno. La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, compuesta por los Ilmos. Sres.

citados al margen y EN NOMBRE DEL REY ha dictado la siguiente SENTENCIA En el Recurso de Suplicación interpuesto por DOÑA Angelina , en nombre y representación de INSTITUTO NACIONAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL y por DON Jon , en nombre y representación de DON Carlos Alberto frente a la Sentencia del Juzgado de lo Social nº TRES de los de Navarra, sobre REINTEGRO DE PRESTACIONES; ha sido Ponente la Ilma. Sra. Magistrada DOÑA CARMEN ARNEDO DIEZ, quien expresa el parecer de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

Ante el Juzgado de lo Social nº Tres de los de Navarra, se presentó demanda por DON Carlos Alberto , en la que tras exponer los hechos y fundamentos de derecho que estimó de aplicación, terminaba suplicando se dictara sentencia por la que se anulen y dejen sin efecto los acuerdos de la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social de 21 de marzo y 13 de mayo de 2.000 por resultar contrarios a ordenamiento jurídico, y declare el derecho del actor a percibir su pensión de jubilación de la Seguridad Social en la cuantía fijada con anterioridad a iniciarse el procedimiento de revisión de oficio, sin reducción proporcional ni minoración por concurrencia con otra pensión del Montepío de Funcionarios de la Diputación Foral de Navarra; y que no habiendo percibido indebidamente cantidad alguna en el indicado concepto no procede devolución a la Seguridad Social; subsidiariamente, y para el caso de que no se estimara la pretensión anterior, se fije la cuantía de 101.589 ptas. las prestaciones a reintegrar a la Entidad Gestora como indebidamente percibidas, correspondientes a la diferencia entre la pensión percibida (160.179 ptas.) y la que debió percibirse (126.316 ptas.) en los tres meses anteriores a la revisión de oficio.

SEGUNDO

Admitida a trámite la demanda, se celebró el acto del juicio oral en el que la parte actora se ratificó en la misma, oponiéndose la demandada según consta en el acta extendida a tal efecto por el Sr. Secretario. Recibido el juicio a prueba se practicaron las propuestas y declaradas pertinentes.

TERCERO

Por el Juzgado de instancia se dictó sentencia, cuya parte dispositiva dice: "Que desestimando la demanda interpuesta por Carlos Alberto contra el INSS debo absolver y absuelvo al demandado de los pedimentos contenidos en la demanda y estimando en parte la demanda reconvencional interpuesta por el INSS contra Carlos Alberto en reclamación de cantidad, debo condenar y condeno al actor reconvenido a abonar al INSS la suma de 2.529.830 ptas. absolviéndole del resto de lo pedido."

CUARTO

En la anterior sentencia se declararon probados: "PRIMERO: Carlos Alberto , fue médico analista y durante su vida laboral prestó servicios para la Diputación Foral en el Hospital Provincial de Navarra, cotizando al Montepío de Funcionarios de Navarra.- SEGUNDO: Que es pensionista por jubilación del mencionado Montepío desde el 3 de mayo de 1988, con una pensión actual de 225.627 ptas.- TERCERO: Que asimismo cotizó al Régimen General de la Seguridad Social y con efectos del uno de mayo de 1990 se le reconoció la pensión de jubilación por importe de 218.946 ptas. y que en la actualidad importa la suma de 160.179 ptas.- CUARTO: Que el 21 de marzo del presente año, al existir concurrencia de pensiones, el INSS le notificó la revisión del importe de la pensión, quedando reducida a 80.350 ptas.

mensuales.- QUINTO: El INSS, mediante resolución de 13 de mayo de 2000 desestimó la reclamación previa formulada, confirmando el importe de la pensión en 80.350 ptas. y además le reclamó, por percepción indebida la suma de 4.101.480 ptas. correspondiente al período del uno de mayo de 1996 al 29 de febrero de 2000 de acuerdo con el siguiente desglose: del uno de mayo al 31 de diciembre de 1996 la suma de 746.980 ptas.; el año 1997 la suma de 1.049.580 ptas.; en el año 1998 la de 1.071.630 ptas.; en el año 1999 la de 1.073.632 ptas. por enero y febrero del presente año la de 159.658 ptas.- SEXTO: Que se ha agotado la vía previa y el INSS en Resolución de 13 de mayo de 2000 anunció al actor la reclamación de la suma mencionada, por vía de reclamación judicial, a través de demanda, o en su caso, demanda reconvencional, que ha ejercitado en el acto del juicio.

QUINTO

Contra dicha sentencia se ha interpuesto Recurso de Suplicación por la parte demandante y demandada, habiendo sido impugnados los mismos, y elevados los autos a esta Sala, se dispuso el pase de los mismos a Ponente para su examen y resolución.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO

La sentencia de instancia desestimó la demanda interpuesta por D. Carlos Alberto y estimó en parte la demanda reconvencional formulada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social condenando al Sr. Carlos Alberto a reintegrar al Instituto Nacional de la Seguridad Social la suma de 2.529.830 ptas., indebidamente percibida como pensión de jubilación en el período entre octubre de 1.997 y febrero de 2.000, ambos inclusive.

Frente a tal pronunciamiento se alza en Suplicación ambas partes.

Comenzando por el recurso formulado por la representación letrada del actor, en el primer motivo, correctamente amparado en el artículo 191.b) de la Ley de Procedimiento Laboral, insta la adición de un nuevo párrafo al hecho probado tercero, con la siguiente proposición literal: "El solicitar la pensión de jubilación a la Seguridad Social el demandante expresamente señaló en el impreso que cumplimentó a tal efecto que cobraba otra pensión del Gobierno de Navarra, por cuyo motivo el INSS minoró la pensión que le correspondía percibir por importe de 218.946,- ptas., dejándola reducida a 135.963,- ptas.- Además el Instituto Nacional de la Seguridad Social tenía conocimiento de la pensión que el Montepío navarro satisfacía al demandante, pues el Gobierno de Navarra ha facilitado siempre puntualmente la información que le ha sido solicitada por el INSS y, en concreto, desde 1.994 la Administración Foral envía en soporte informático al Banco de Datos de Pensiones Públicas del INSS los datos relativos a las pensiones de todos los pensionistas de su Caja de Jubilaciones y Pensiones, entre los que se encuentra D. Carlos Alberto ".

En apoyo de su pretensión invoca un Certificado del Secretario Técnico del Departamento de Presidencia, Justicia e Interior del Gobierno de Navarra, el impreso de solicitud de la pensión dirigido a la Seguridad Social (folio 31) y la propia Resolución de la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social que figura al folio 49 de los autos.

Al respecto conviene recordar que para que pueda prosperar cualquier modificación o alteración del relato fáctico constatado como acreditado por el Juez "a quo", aquélla ha de devenir trascendente a efectos de la solución del litigio, con propuesta de texto alternativo o nueva redacción que al hecho probado tildado de erróneo pudiera corresponder y basada en documento auténtico o prueba pericial que, debidamente identificada y obrante en autos, patentice, de manera clara, evidente y directa, de forma contundente e incuestionable, sin necesidad de acudir a hipótesis, conjeturas, suposiciones o argumentaciones más o menos lógicas, naturales o razonables, el error en que hubiera podido incurrir aquel Juzgador, cuya facultad de apreciación conjunta y según las reglas de la sana crítica, que le otorgan el artículo 97.2 de la Ley de Procedimiento Laboral y los artículos 632 y 659 de la supletoria Ley de Enjuiciamiento Civil, no puede verse afectada por valoraciones o conclusiones distintas efectuadas por la parte interesada. Y, como ha señalado también, siguiendo la muy constante doctrina del Tribunal Supremo y del extinto Tribunal Central de Trabajo, es al Juez de instancia, cuyo conocimiento directo del asunto garantiza el principio de inmediación del proceso laboral, a quien corresponde apreciar los elementos de convicción -concepto mas amplio que el de medios de prueba- para establecer la verdad procesal intentando su máxima aproximación a la verdad real, valorando en conciencia y según las reglas de la sana crítica, la prueba practicada en autos conforme a las amplias facultades que a tal fin le otorgan los preceptos mencionados. De manera tal que en el recurso de Suplicación, dado su carácter extraordinario "casi casacional", como lo calificó el Tribunal Constitucional en su sentencia nº 394/93, de 18 de octubre, ya que no se ha incorporado al Orden Social la figura de la apelación, como ya señalaba el punto III de la Exposición de Motivos de la Ley 7/1.989, de Bases de Procedimiento Laboral, el Tribunal Superior no puede efectuar una nueva ponderación de la prueba, salvo error evidenciado por documentos o pericias.

Pues bien, en el caso enjuiciado no queda evidenciado error valorativo del Juzgador de instancia en lo atinente a los extremos que se pretenden adicionar, en cuanto tanto la demora de la Entidad Gestora en regularizar la situación de percepción indebida, como la buena fe del pensionista, que nunca ocultó la percepción de la pensión del Montepío de Funcionarios Municipales de Navarra, facilitando la información requerida, ya fueron tenidos en cuenta en la sentencia recurrida -4º fundamento jurídico-; por todo lo cual, disponiendo este Tribunal de los elementos fácticos necesarios para dictar su resolución sin necesidad de acudir a las adiciones interesadas, debe desestimarse este primer motivo de Suplicación.

SEGUNDO

Como censuras jurídica, correctamente formuladas al amparo de lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA