Sentencia nº 1208/2007 de TSJ Murcia (Murcia), Sala de lo Social, 22 de Octubre de 2007

Ponente:RUBEN ANTONIO JIMENEZ FERNANDEZ
Número de Recurso:1077/2007
Número de Resolución:1208/2007
Fecha de Resolución:22 de Octubre de 2007
Emisor:Sala de lo Social
RESUMEN

INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL. En el presente caso, esta Sala no comparte el criterio de la juzgadora de instancia: A.- De un lado porque la lesión que afecta al trabajador se identifica como epicondilitis. La causa de la epicondilitis es una inflamación de las inserciones musculares en el epicóndilo del codo, por lo que, en un principio la epicondilitis alude a un episodio doloroso de carácter... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA: 01208/2007

ROLLO Nº: RSU 01077/2007

SALA DE LO SOCIAL DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA

DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MURCIA

En la ciudad de Murcia, a veintidós de Octubre de dos mil siete.

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma de Murcia formada por el Iltmo. Sr. Presidente D. JOSÉ LUIS ALONSO SAURA, y los Iltmos. Sres. Magistrados, D. RUBÉN ANTONIO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ y D. JOAQUÍN ÁNGEL DE DOMINGO MARTÍNEZ, ha pronunciado

EN NOMBRE DEL REY

la siguiente:

SENTENCIA

En el recurso de suplicación interpuesto por Instituto Nacional de la Seguridad Social, contra la sentencia número 0200/2007 del Juzgado de lo Social número 3 de Murcia, de fecha 8 de mayo, dictada en proceso número 0989/2006, sobre accidente de trabajo, y entablado por don Fidel frente a El Pozo Alimentación SA; Mutua Ibermutuamur; Instituto Nacional de la Seguridad Social; Tesorería General de la Seguridad Social.

Actúa como Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado D. RUBÉN ANTONIO JIMÉNEZ FERNÁNDEZ, quien expresa el criterio de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO

La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y en el que consta sentencia, en la que figuran declarados los siguientes hechos probados: "PRIMERO.- El actor don Fidel , nacido el día 30 de marzo de 1959, prestaba servicios como oficial 1ª de industrias cárnicas para la empresa "El Pozo Alimentación, S.A.", dedicada a la actividad de Industrias Cárnicas, que tiene cubiertos los riesgos profesionales con Ibermutuamur, causó baja por contingencia derivada de enfermedad profesional el 11 de marzo de 2005, sufriendo varios procesos posteriores de recaída, siendo el último el de3-1-06 con alta el 4 de abril de 2006 por curación. El diagnóstico de las bajas fue epicondilitis codo derecho. El actor, cuya antigüedad en la empresa es de 4-4-89, trabajaba en Sección de Despiece, encargándose del Deshuese de chuleteros, y realizaba movimientos repetitivos con manos y brazos, especialmente el dominante, ya que deshuesa una media de 42 chuleteros cada hora, si es de primal y de 32 si es de cerda, realizando de 20 a 30 cortes por pieza, cuyo peso oscila entre 8 y 14 Kg., si es primal y de 20 a 25 Kg. si es de cerda. Al actor tras el alta médica se le destinó al reincorporarse a la empresa a otro puesto de trabajo, y en concreto se le destina a realizar las funciones asignadas al puesto de trabajo en "Máquina de protecón y recoger gavetas", por exigir su anterior puesto movimientos repetitivos, que no se exigen en este otro puesto, y ello a criterio de la Médico del Servicio de Prevención de la empresa, sin que se haya cambiado ni su categoría profesional, ni perciba inferior salario, pues las funciones de este puesto están incluidas en las funciones propias de la categoría del actor. SEGUNDO.- Por la Mutua se emitió Informe propuesta clínico laboral para valoración por el INSS a petición del actor, en el que se hacía constar que el actor no presentaba secuelas, y sometido a reconocimiento médico, se emitió el 3 de agosto de 2006 informe médico de síntesis, en el que constan como derivadas de accidente de Enfermedad profesional las secuelas siguientes: Epicondilitis codo derecho que precisó intervención en septiembre/05; nuevo episodio tras reincorporación laboral; cicatriz postquirúrgica; molestias locales. TERCERO.- Por el Equipo de Valoración de Incapacidades se elevó en fecha 11 de agosto de 2006, propuesta de inexistencia de Incapacidad permanente derivada de accidente de trabajo (lesiones permanentes no invalidantes indemnizables según baremo n° 110). CUARTO.- La base reguladora de la prestación solicitada asciende a 59,99 €/día y

1.824,57 €/mes. QUINTO.- La parte demandante presenta c orno derivadas de enfermedad profesional las mismas dolencias que se han indicado en el hecho probado segundo de esta resolución, que le producen dolor en epicóndilo derecho que se recrudecen con movimientos repetitivos de pronosupinación de antebrazo derecho contra resistencia. SEXTO.- ha quedado agotada la vía previa administrativa"; y el fallo fue del tenor siguiente: "Que estimando la demanda formulada por don Fidel , frente a Ibermutuamur, Mutua de Accidentes de Trabajo y Seguridad Social n° 274, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), y Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), y la empresa El Pozo Alimentación S.A., debo declarar y declaro a la parte demandante en situación de Invalidez Permanente en grado de Parcial para su profesión habitual, de oficial 1ª de deshuese de chuleteros, con origen en Enfermedad profesional, con derecho a percibir una cantidad de veinticuatro mensualidades de la base reguladora establecida para la I.P. Parcial de 1.824,57 €/mes, lo que hace un total de 43.789,68 €, condenando al INSS al abono de dicha prestación, y a las demás partes a estar y pasar por la presente declaración".

SEGUNDO

Contra dicha sentencia se interpuso recurso de suplicación por el Letrado de la Administración de la Seguridad Social, en representación de la entidad gestora demandada INSS, con impugnación del Letrado don José Torregrosa Carreño, en representación de la parte demandante.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

FUNDAMENTO PRIMERO.- La sentencia de fecha 8 de mayo del 2007, dictada por el Juzgado de lo Social nº 3 de Murcia en los autos 989/06 , estimó la demanda deducida por D. Fidel . contra la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social nº 274, IBERMUTUAMUR, el INSS, la TGSS y la empresa El Pozo Alimentación SL, en reclamación de prestaciones por incapacidad permanente parcial, derivada de enfermedad profesional.

Disconforme con la sentencia, la Mutua demandada interpone recurso de suplicación, solicitando, al amparo del artículo 191.c) de la LPL , la revocación de la sentencia para que se dicte otra destimatoria de la demanda, por vulneración del artículo 137.3 de la LGSS , en relación con el artículo 41 de la Constitución Española.

El demandante se opone al recurso, habiéndolo impugnado.

FUNDAMENTO SEGUNDO.- La cuestión debatida en el presente recurso se centra en determinar si el trabajador demandante se encuentra afectado por lesiones o limitaciones funcionales de carácter permanente que le producen una perdida de rendimiento en su trabajo habitual que se pueda valorar como superior al 33%.

Los términos en que el apartado 3 del artículo 137 de la LGSS, en su redacción anterior a la introducida por la L. 24/1997 , actualmente en vigor por efecto de la disposición transitoria 5 .bis del vigente TRLGSS, contemplan como situación de incapacidad permanente protegida, la del trabajador que presenta limitaciones funcionales que, sin impedirle llevar a cabo todas o las mas importantes, tareas propias de su profesión habitual, le generan una reducción de rendimiento superior al 33%; tal situación de necesidad protegida por el sistemas es perfectamente compatible con el hecho de que el trabajador conserve sucategoría profesional y mantenga el salario propio de la misma, por lo que la sentencia recurrida, en cuanto

declaró al actor afecto de dicho grado de incapacidad, no vulneró lo dispuesto en el artículo 41 de la CE .

Los hechos declarados probados refieren como el trabajador demandante ha sido dado de baja para el trabajo en varias ocasiones, permanecido en situación de incapacidad temporal, siendo diagnosticado de epicondilitis codo derecho, así como que el ultimo periodo de IT concluyo el 4-4- 2006 al haber sido dado de alta por curación. El relato judicial describe las trabajos que el actor llevaba a cabo antes del último periodo de IT y afirma que, tras el alta medica, se le destino a otro puesto de trabajo distinto, según criterio del facultativo del Servicio de Prevención, dado que este último puesto de trabajo no exige la realización de movimientos repetitivos que era preciso realizar en el anterior.

El artículo 136.1 para que pueda existir una situación de invalidez permanente exige que el trabajador este afectado de reducciones anatómicas o funcionales que tengan carácter definitivo y que disminuyan o anulen su capacidad laboral; asimismo, el ya mencionado apartado 3 del artículo 137 , al definir la situación de incapacidad permanente parcial, la hace depender de una perdida en el rendimiento para llevar a cabo las tareas que son propias de la profesión habitual del trabajador.

En el presente caso, esta Sala no comparte el criterio de la juzgadora de instancia: A.- De un lado porque la lesión que afecta al trabajador se identifica como epicondilitis. La causa de la epicondilitis es una inflamación de las inserciones musculares en el epicóndilo del codo, por lo que, en un principio la epicondilitis alude a un episodio doloroso de carácter temporal, susceptible de curación, como es el caso descrito en los hechos declarados probados. El hecho de que nuevos episodios dolorosos puedan surgir como consecuencia de la realización de tareas de esfuerzo y repetitivas como las que generaron los anteriores, no permite concluir que el trabajador este aquejado de una reducción anatómica, una lesión o limitación funcional que sea de naturaleza permanente. B.- De otro, porque a efectos de constituir la situación de incapacidad permanente parcial es preciso que la lesión o limitación funcional genere una perdida de rendimiento, no en el puesto de trabajo que venia desempeñando el trabajador, sino respecto de las tareas que caracterizan a su profesión habitual. Así lo ha venido entendiendo la Sala IV del Tribunal Supremo, en sus sentencias de fecha 11-6-2001 (rec 4570/1999), 27-6-1994 (rec 3521/1993) , reiterando doctrina ya expuesta en la anterior de fecha 8-3-1988 . En el presente caso, el apartado primero del relato judicial describe las actividades a realizar en el puesto de trabajo que el actor desempeñaba antes de la situación de incapacidad temporal, pero las actividades de dicho puesto no agotan todas aquellas que son propias de la categoría profesional del actor, pues dentro del organigrama de la empresa existen otros que no exigen los esfuerzos repetitivos que puedan generar nuevos episodios dolorosos y, por su reiteración, dar lugar a una lesión definitiva.

Es precisamente el intento de evitar la reiteración de nuevos episodios o la generación de una lesión definitiva lo que ha conducido a los servicios de Prevención de Riesgos Laborales a recomendar el cambio de puesto de trabajo.

La sentencia recurrida, por lo expuesto, en cuanto declaró al actor afecto de incapacidad permanente parcial, aplicó incorrectamente el artículo 137.3 de la LGSS , por lo que procede su revocación y la estimación del recurso.

F A L L O

En atención a todo lo expuesto, la Sala de lo Social de este Tribunal, por la autoridad que le confiere la Constitución, ha decidido:

Estimar el recurso de suplicación interpuesto contra la sentencia de fecha 8 de mayo del 2007, dictada por el Juzgado de lo Social nº 3 de Murcia en los autos 0989/2006 , revocarla y en su lugar, desestimar la demanda deducida por don Fidel contra la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social nº 274, IBERMUTUAMUR, el Instituto Nacional de la Seguridad Social, la Tesorería General de la Seguridad Social y la empresa El Pozo Alimentación SL, absolviendo de la misma a los citados codemandados.

Dese a los depósitos, si los hubiera, el destino legal.

Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal de este Tribunal Superior de Justicia.

ADVERTENCIAS LEGALES

Contra esta sentencia cabe Recurso de Casación para la Unificación de Doctrina ante la Sala de loSocial del Tribunal Supremo, que necesariamente deberá prepararse por escrito firmado por Letrado dirigido a esta Sala de lo Social y presentado dentro de los 10 días hábiles siguientes al de su notificación.

Además, si el recurrente hubiera sido condenado en la sentencia, deberá acompañar, al preparar el recurso, el justificante de haber ingreso en la cuenta de Depósitos y Consignaciones abierta en el Banesto, cuenta número: 3104000066107707, a nombre de esta Sala el importe de la condena, o bien aval bancario en el que expresamente se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista. Si la condena consistiese en constituir el capital-coste de una pensión de Seguridad Social, el ingreso de éste habrá de hacerlo en la Tesorería General de la Seguridad Social y una vez se determine por éstos su importe, lo que se le comunicará por esta Sala.

El recurrente deberá acreditar mediante resguardo entregado en la Secretaría de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo, al tiempo de la personación, la consignación de un depósito de trescientos euros con cincuenta y un céntimos de euro (300'51 euros), en la entidad de crédito Banesto, cuenta corriente número 2410404300107707 Madrid, Sala Social del Tribunal Supremo.

Están exceptuados de hacer todos estos ingresos las Entidades Públicas, quienes ya tengan expresamente reconocido el beneficio de justicia gratuita o litigase en razón a su condición de trabajador o beneficiario del régimen público de la Seguridad Social (o como sucesores suyos), aunque si la recurrente fuese una Entidad Gestora y hubiese sido condenada al abono de una prestación de Seguridad Social de pago periódico, al anunciar el recurso deberá acompañar certificación acreditativa de que comienza el abono de la misma y que lo proseguirá puntualmente mientras dure su tramitación.

Una vez firme lo acordado, devuélvanse las actuaciones al Juzgado de lo Social de origen para el oportuno cumplimiento.

Así, por esta nuestra sentencia, definitivamente juzgando, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS